¡FORMACIONES!

Los peores alimentos para tu HÍGADO que sigues consumiendo a diario

Apr 26, 2022

El hígado es uno de los órganos de tu cuerpo más sensibles a tu estilo de vida y forma de alimentarte.

Procesa los nutrientes que ingerimos con los diferentes alimentos y cumple complejas tareas de eliminación de tóxicos. Pero diferentes patrones de alimentación y concretamente, diferentes alimentos que solemos tomar de forma frecuente, son especialmente dañinos para este órgano, y responsables directos o indirectos de que cada vez mayor número de personas tengan problemas hepáticos.

Veamos una lista de alimentos o productos que consumidos en grandes cantidades o de forma frecuente, dañan tu hígado.

CERVEZA, VINO Y LICORES

Podríamos resumirlo en alcohol.

El alcohol es el enemigo público número 1 del hígado. Causa una rápida acumulación de grasa en las células del hígado, llamadas hepatocitos.

Tanto es así que al hígado graso se le llama esteatosis hepática no alcohólica para diferenciarla precisamente de la esteatosis o acúmulo de grasa causado por el alcohol.

El problema es que metabolizar el alcohol supone un gran trabajo para este órgano. Tanto es así que interfiere con muchas de sus funciones.

Es como si a los empleados de una fábrica se les pide que hagan una sola cosa. Tendrán que dejar de hacer muchas otras importantes para dedicarse a eso.

ULTRAPROCESADOS EN GENERAL

Este tipo de alimentos no son útiles para nada más que llenar nuestros depósitos de grasa.

Contienen gran cantidad de aditivos, azúcar añadido, conservantes, grasas y carbohidratos refinados, además de mucha sal o incluso grasas perjudiciales como las trans en pequeñas cantidades.

REFRESCOS Y BEBIDAS CALÓRICAS

Las bebidas azucaradas y ricas en fructosa son especialmente preocupantes.

  • Aumentan la resistencia a la insulina en el hígado.
  • Generan más estrés oxidativo.
  • No generan saciedad como sí lo hacen las calorías procedentes de alimentos sólidos.

Y las bebidas acalóricas con edulcorantes no son la solución a los problemas metabólicos y hepáticos, pero el simple hecho de reemplazar las bebidas azucaradas y ricas en fructosa por estas bebidas edulcoradas disminuyó considerablemente la grasa intrahepática en tan solo 12 semanas.

Pocas cosas hay que generen mayor carga y riesgo metabólico que los refrescos azucarados.

FRITOS

El estrés térmico que ocasiona el calentar mucho los aceites en el proceso de freír cambia la composición de los ácidos grasos presentes en ese aceite.

Los oxida y generan una serie de productos llamados productos de peroxidación lipídica que empeoran el metabolismo hepático y la capacidad de este para funcionar correctamente.

Este es el mecanismo directo, pero después tenemos el indirecto: los fritos incrementarán considerablemente el aporte energético de la dieta haciéndote más tendente a ganar peso y grasa.

Y el simple hecho de incrementar tu porcentaje de grasa corporal por encima de lo saludable puede condicionar una peor salud hepática.

En este estudio se analiza el efecto de los alimentos fritos en el hígado.

CARNE PROCESADA

Cuando hablamos de carne procesada hacemos referencia a: embutidos, jamón, salchichón, chorizo, morcilla y también ahumados.

Todos estos alimentos se relacionan con mayor riesgo de obesidad, diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer y sí, también de enfermedad hepática.

Y esto no ocurre únicamente porque está muy buena y abusamos de ella (que también). Ocurre porque en el procesado de estas carnes se generan moléculas llamadas aminas heterocíclicas que incrementan el estrés oxidativo en el hígado.

Esto, cuando lo mantenemos en el tiempo, es capaz de incrementar la resistencia a la insulina en el hígado y empeorar todo tu metabolismo.

En este reciente estudio los pacientes que más carne procesada consumían tenían 3.28 veces más riesgo de tener hígado graso en comparación a los que mantenían un consumo más bajo.

DISRUPTORES ENDOCRINOS

Cada vez hay más evidencia de que ciertos químicos que conviven con nosotros debido a la polución tienen mucho que ver con la aparición y empeoramiento de enfermedades.

Muchos de estos agentes se denominan disruptores endocrinos y pueden exacerbar el acúmulo de grasa en el hígado ya que algunos tienen efectos hormonales o modifican la expresión de unos genes y no otros.

Algunas de estas sustancias son los pftalatos, el BPA, las dioxinas, la genisteína, el DDT o plaguicidas. Es más, una de las hipótesis que más fuerza está ganando es que la exposición a estos compuestos en la época prenatal, mediante cambios epigenéticos, aumenta el riesgo en la etapa adulta de tener problemas hepáticos.

Sin duda, un campo de investigación apasionante.

Sin embargo, no todo está perdido, te dejo aquí el enlace de un video donde hablamos de los mejores alimentos para tu hígado, así con esta información tendrás alimentos que sumar a tu dieta y mejorar la salud de tu hígado.

Bibliografía para ampliar:

Vanessa Campos. et al. Sugar- and artificially sweetened beverages and intrahepatic fat: A randomized controlled trial. PubMed. 2015. DOI: 10.1002/oby.21310

A Narayanankutty. et al. Deep fried edible oils disturb hepatic redox equilibrium and heightens lipotoxicity and hepatosteatosis in male Wistar rats. PubMed. 2016. DOI: 10.1177/0960327116674530

A Narayanankutty. et al. Deep fried edible oils disturb hepatic redox equilibrium and heightens lipotoxicity and hepatosteatosis in male Wistar rats. PubMed. 2017. DOI: 10.1177/0960327116674530

¿Te avisamos?

Se el primero en enterarte de nuevas publicaciones, artículos de rigor científico y mucho más

Y si quieres dar un paso mas y obtener artículos cientificos de vanguardia en empodera premium:

 

Empodera Premium

Ciencia de Vanguardia en la que puedes confiar para optimizar tu salud y la de tus pacientes

Quiero Unirme

CONTINUA LEYENDO:

5 signos de que NO ESTÁS INCLUYENDO SUFICIENTE GRASA

May 04, 2022

Cómo hacer una dieta SIN CARBOHIDRATOS (Guía paso a paso)

Mar 25, 2022